La iniciativa se extendió del 13 al 19 de mayo, y buscó sensibilizar y concientizar a la población sobre el derecho a un trato digno, respetuoso y confidencial a la mujer y su familia en el momento del embarazo, el parto y el puerperio.

Por iniciativa del Ministerio de Salud que conduce Adrián Pizzi, los hospitales de Chubut realizaron diversas actividades conmemorativas y de promoción de la “Semana Mundial del Parto Respetado 2019”, que se extendió del 13 al 19 de mayo, con el objetivo de concientizar a la población sobre el derecho a un trato digno, respetuoso y confidencial a la mujer y su familia en el momento del embarazo, el parto y el puerperio.

La iniciativa, cuyo lema este año fue “El poder de parir está en vos”, buscó también visibilizar y difundir la existencia de la Ley Nacional N° 25.929, la cual establece las condiciones para evitar la violencia obstétrica.

Visibilidad en Chubut

En tal sentido, en la provincia se llevaron adelante diversas actividades de capacitación y debate para el personal de salud, las mujeres y el público en general, entre las que se destacan las realizadas por los Hospitales Zonales de Puerto Madryn y de Trelew, y la charla-debate en la que se proyectó el documental “Parir”, de Florencia Mujica, que contó con la participación de alumnos de la Universidad del Chubut (UDC) y fue presentada por la jefa del Departamento de Perinatología de la Dirección de Maternidad, Infancia y Adolescencia del Ministerio de Salud provincial, María Eugenia Marcón.

A modo de balance de las actividades realizadas, Marcón destacó que “podemos dar cuenta de que la temática cobró mayor visibilidad y existe una creciente inquietud en relación a garantizar el respeto de los derechos de las mujeres y las familias, tanto del personal de salud como de la comunidad en general”.

Derechos de la Mujer

La Ley Nº 25.929, conocida como “de Parto Humanizado o Respetado”, promueve que se respete a la mujer en sus particularidades (raza, religión, nacionalidad) y que se la acompañe en la toma de decisiones seguras e informadas.

En tal sentido, esta norma establece que la mujer tiene derecho a ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pueden tener lugar durante el parto y postparto y a participar activamente en las decisiones acerca de las alternativas que puedan existir; a ser considerada como persona sana, de modo que se facilite su participación como protagonista de su propio parto; y a un parto respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados.

A su vez, la mujer tiene derecho a ser informada sobre la evolución de su parto, el estado de su hijo o hija y, en general, a que se le haga partícipe de las diferentes actuaciones de los profesionales; a no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación; a elegir quién la acompañe durante el trabajo de parto, parto y postparto; y a tener a su lado a su hijo o hija durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales.

Esta ley también le reconoce a la mujer el derecho a ser informada, desde el embarazo, sobre los beneficios de la lactancia materna y recibir apoyo para amamantar; a recibir asesoramiento e información sobre los cuidados de sí misma y del niño o niña; y a ser informada específicamente sobre los efectos adversos del tabaco, el alcohol y las drogas sobre el niño o niña y ella misma.

Recién nacido

Asimismo, la Ley Nº 25.929 reconoce que toda persona recién nacida tiene derecho a ser tratada en forma respetuosa y digna; a su inequívoca identificación; a no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación o docencia; a la internación conjunta con su madre en sala; y a que sus padres y familiares reciban adecuado asesoramiento e información sobre los cuidados para su crecimiento y desarrollo, así como de su plan de vacunación.

Familia en situación de riesgo

Por otro lado, dicha ley establece que la familia de la persona recién nacida en situación de riesgo tiene derecho a recibir información comprensible, suficiente y continuada, en un ambiente adecuado, sobre el proceso o la evolución de la salud de su hijo o hija, incluyendo diagnóstico, pronóstico y tratamiento; y a tener acceso continuado a su hijo o hija mientras la situación clínica lo permita, así como a participar en su atención y en la toma de decisiones relacionadas con su asistencia.

Además, la norma le reconoce el derecho a un consentimiento informado sobre cualquier práctica médica que se le realice al niño o niña; a que se facilite la lactancia materna de la persona recién nacida; y a recibir asesoramiento e información sobre los cuidados especiales del niño o niña.

Políticas públicas en sintonía

En Argentina, el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, el Programa Nacional de Educación Sexual Integral, la Estrategia de Maternidades Seguras y Centradas en la Familia y la iniciativa Hospital Amigo de la Madre y el Niño, buscan brindar información actualizada, confiable, precisa, científica y completa, para que todas las personas puedan tomar las mejores decisiones sobre su propia vida sexual y reproductiva.

Dejá un comentario